La imitación es el peor suicidio